cultivo de café

¿Cómo se cultiva el café? 

Al adentrarnos en el mundo del café, empiezan las preguntas: ¿Qué variedad es mejor?, ¿Cómo influye la altura en su sabor?, ¿Qué tipo de tostado es más conveniente? Pero casi no conocemos sobre dónde viene, cómo crece y qué proceso ocurre para que el café se convierta en eso que vemos todos los días: un grano del tamaño de un garbanzo de color amarronado, o un puñado molido, súper aromático.

¿La respuesta te parece muy compleja? ¡Tranqui! Simplificamos la información y te sacamos todas las dudas.

fruto cereza

En primer lugar, necesitamos hacer una aclaración que quizás te sorprenda (o no): el café es un fruto. Sí, y en 

su estado original no es para nada marrón, ni siquiera verde, es rojizo y se le conoce como “cereza”. 

Las personas dedicadas a su producción extraen el fruto del cafeto, un árbol que puede llegar hasta los 10 metros de altura, aunque para favorecer la recolección el cultivo no se deja crecer más de 3 metros.

Hasta ahora hemos descubierto hasta 150 especies de árboles de café, pero solo dos son importantes para la producción a nivel mundial: la especie Arábica (coffea arabica) y la Robusta (coffea canephora). 

¿Cuáles son sus principales diferencias?

Mientras que la especie Robusta brinda un sabor más intenso, amargo, terroso, con notas de chocolate y especias, el café Arábica es afrutado, con más cuerpo y delicado.

Dato importante → Poseen  diferentes condiciones de crecimiento que influyen directamente en su sabor,y sólo puede hacerse café de especialidad con la especie Arábica. Esta especie, al crecer a mayor altura, produce menos cafeína y ácido clorogénico, ¡por lo cual tiene menor nivel de acidez!

A pesar de que su producción es más costosa y sus condiciones de crecimiento más específicas, la especie Arábica es la más producida en el mundo y es la favorita de la gente. Sin embargo, las condiciones climáticas producidas por el calentamiento global dificultan cada vez más su cultivo.

Todo lo que necesitas saber sobre la cosecha del café

¿Cuánto tarda en crecer la planta del café? → El árbol de café florece y da frutos al cabo de tres o cuatro años, por lo que el proceso de cuidado es largo y requiere mucha dedicación y paciencia. La forma del sembrado y el manejo del cultivo son elementos fundamentales para la calidad del grano.

¿Cuáles son los factores que intervienen en la calidad del café? ¡Demasiados! Algunos provienen de la plantación, como la temperatura media, la horas de sol, la cantidad de lluvia recibida y la altitud respecto del mar.

La mayoría de los países productores tienen una cosecha anual, aunque algunos países como Colombia, tienen dos florecimientos cada año, es decir, dos cosechas.

Cosechar el café es una labor intensiva y existen dos métodos para hacerlo:

Picking: En el cual las cerezas más maduras se seleccionan y recogen manualmente, lo que produce una cosecha homogénea y de calidad. 

Stripping: Un proceso mecanizado en el que se recogen todas las cerezas a la vez, por lo que se suele realizar posteriormente una comprobación para seleccionar más detalladamente las cerezas. 

Sin embargo, para el café de especialidad, únicamente se realiza el método de selección manual. 

¡Se calcula que se pueden recoger hasta 90 kilos por día! El trabajo implica recorrer las plantaciones varias veces por semana para extraer los frutos uno por uno, ¡lo cual añade mucho valor a la cadena de producción!

Luego, continúa la etapa de procesamiento, en la que se elimina la pulpa de la cereza de café y se seca, de esta forma queda listo para las etapas venideras. Los métodos más populares son lavado (método de húmedo), natural (método seco), o honey (método natural de pulpa). ¡Influyen muchísimo en el sabor del café! 

Las especificidades del café de especialidad

La finca es un ecosistema complejo. Producir café de especialidad posee particularidades que lo hacen tan único como valioso. 

¿Sabías que…?Casi nunca crecen en sistemas de monocultivo y el crecimiento adecuado de los arbustos requiere árboles de sombra. Estos protegen a los cafetos de las quemaduras solares y son un elemento estándar en las mejores fincas. 

Además, la sombra debe ser de alrededor del 70% al momento de la cosecha, y después de la cosecha, se podan los árboles para permitir que entre más luz al cafeto y así permitir que se regenere.

Como podés ver, las personas son una parte imprescindible del proceso. Su actividad diaria también incluye eliminar las malas hierbas o plantas no deseadas que compiten con los cafetos por espacio y alimento. 

Por esta razón, en Ruffo Café reconocemos la labor de estos individuos tan dedicados en llevar el mejor producto a nuestra mesa. Tenemos una pasión incurable por esta hermosa industria que crece de a poco, ¡y queremos que ustedes formen parte! 

Siempre tenemos café sudamericano de excelente calidad, proveniente de Brasil y Colombia. ¡Andá a probarlos!