Te contamos las historias de algunas de las cafeteras más populares del mundo

La Moka Italiana, la Chemex y la AeroPress tienen algo más en común que ser las cafeteras preferidas: las tres tienen historias únicas, llenas de datos de color que te van a dejar con la boca abierta. ¡Leé hasta el final y enterate de todo!

Moka Italiana: La revolucionaria de las máquinas de café

Moka Bialetti

La historia de esta cafetera ilustra el inicio de la época dorada del café preparado en casa. ¿Por qué? 

Resulta que cuando los italianos probaron el café por primera vez en el siglo XVI, fue presentando como un producto exótico y lujoso. Para consumirlo, tenían que ir a las denominadas “casas de café”, tiendas que utilizaban el método de infusión caliente. 

Todo cambió cuando en 1884 se inventó el método de presión por vapor, ¡el nacimiento de la primera máquina de espresso! Eran tan grandes que no cabían en las casas. Por esa razón, muchos amantes del café empezaron a tratar de crear una versión más pequeña. 

Todo esto nos lleva a 1933. Alfonso Bialetti crea la Moka Italiana inspirándose en una lavadora súper primitiva llamada “lisciveuse”, que calentaba el agua junto con la ropa y el jabón. Lugo termina siendo el modelo octogonal que conocemos hoy.

Luego de la segunda guerra mundial, el hijo de Alfonso, Renato, tomó el mando de la empresa. Lanzó al mercado numerosas campañas de publicidad que llevaron la popularidad de la cafetera al máximo, hasta alcanzar la venta de 200 millones de unidades en todo el mundo.

¿Por qué Moka? Aunque te suene a chocolate, en realidad era el nombre de un puerto importante para la exportación de café desde Yemen hasta Europa. 

La Moka Italiana cambió a la industria del café, para siempre

Su difusión ayudó a construir la cultura del espresso. Incluso, aquellas máquinas de espresso gigantes se inspiraron en la Moka para volverse más pequeñas y compactas, para poder competir con esta cafetera en su consumo doméstico.

El legado de los Bialetti

Hasta la actualidad, los Bialetti siguen manteniendo la empresa dentro de la familia. ¡La muerte de Renato fue todo un evento! 

Amaba tanto el invento de su padre que cuando falleció en 2016, sus cenizas fueron depositadas en una Moka. 

La Chemex: químicamente perfecta

Chemex

Aunque parece creada por un artista escultor, esta obra de arte fue creada por un químico, un genio de laboratorio: Peter Schumbohm. ¿Sabías que él también es el creador de la tetera?

En 1941, Peter se inspiró en dos elementos de su trabajo para crear la Chemex: un embudo de vidrio y matriz de química, que decoró con un mango de madera y cuero. 

Registró la primera patente en abril de 1939. La versión original incluía pico y manija, y estaba diseñada para muchos usos, ¡incluyendo los procesos de filtrado de laboratorio! ¿Te imaginás?

Si su modelo es tan simple, ¿Por qué la Chemex hace un café tan rico?

Chemex

Tiene un sistema de goteo especial. Sus filtros son 20% más pesados que los de otras cafeteras y retienen mejor los aceites en la extracción de café. ¿Resultado? Un café ligero y sin notas amargas.

Como químico, Schlumbohm entendió la química detrás de la extracción del sabor y la cafeína de los granos de café. Empezó exhibiendo su producto en ferias, hasta que se volvió popular en Estados Unidos y luego en el mundo. 

 

Chemex en serie Friends

Es tan querida por los estadounidenses que aparece en numerosas producciones de televisión y cine. ¿Te diste cuenta? ¡Incluso aparece en la serie Friends!

Su diseño moderno y estético la llevaron a entrar a la lista de los 100 productos mejor diseñados por el Instituto de Tecnología de Illinois y ser exhibida en el Museo de Arte Moderno en Nueva York.

AeroPress: Una cafetera que se sale de la norma

Su creador es un fabricante de productos deportivos. ¿Qué podría saber una persona de esa industria sobre café y métodos de preparación? No mucho, pero una imaginación sin límites es el primer paso para crear una cafetera inolvidable.

Se trata de Adan Adler, ¡el ingeniero creador del disco volador! Además, es amante de tomar  café a todas horas del día. 

¿Cómo se creó la AeroPress?

En 2005, Adan Adler quería reducir dos cuestiones: 

  • El amargor de su café.
  • El tiempo de preparación.

Lo logró creando una cafetera inspirada en las máquinas de espresso. Funciona a presión sin usar electricidad y de forma rápida, y prepara el café por inmersión, un método que reduce el amargor del café si se usa de forma correcta. Además, es pequeña y portátil.

Aeropress

Por su diseño y método único, los expertos de la industria vieron la Aeropress como una máquina creada por un fabricante de juguetes. La unión de dos métodos era tan impensable que costó que la tomaran en serio. Pero cuando Alan empezó a brindar muestras de café, ¡se dieron cuenta que era revolucionaria!

Ahora sabemos que la calidad de la Aeropress se encuentra en la taza. ¡Una taza perfecta en un minuto! Es su mayor atractivo.

La AeroPress tiene su propio campeonato mundial

Pero en 2008, apareció el primer Campeonato Mundial de AeroPress (WAC, por sus siglas en inglés), se celebró en Oslo y a pesar de su gran nombre, tuvo solo tres competidores.

La competencia se hizo popular y una parte indispensable del calendario de competencias de café. En 2018, más de 3157 personas provenientes de 61 países compitieron, mientras los observaba un total de 68.265 espectadores. ¡Y siguen aumentando!

¡Llegaste hasta el final! ¿Te gustaron las historias? Son una razón más para amar estas cafeteras tan especiales. ¡Encontralas en nuestra tienda online!